DOI: 10.26820/recimundo/7.(4).oct.2023.215-223
URL: https://recimundo.com/index.php/es/article/view/2139
EDITORIAL: Saberes del Conocimiento
REVISTA: RECIMUNDO
ISSN: 2588-073X
TIPO DE INVESTIGACIÓN: Artículo de investigación
CÓDIGO UNESCO: 32 Ciencias Médicas
PAGINAS: 215-223
El papel de la educación y la formación continua en la compe-
tencia de enfermería en el cuidado del paciente crítico
The role of education and continuing training in nursing competence in
the care of critically ill patients
O papel da educação e da formação contínua na competência de enfer-
magem nos cuidados a doentes em estado crítico
Veronica Lisset Baque López
1
; Gilda Bárbara Alvarado Alvarado
2
; Tatiana Rocío Quimis Soledispa
3
;
Oswaldo Wladimir Tóala Rengifo
4
RECIBIDO: 11/05/2023 ACEPTADO: 11/07/2023 PUBLICADO: 28/10/2023
1. Licenciada en Enfermería; Investigadora Independiente; Guayaquil, Ecuador; veronicalissetlopezbaque@gmail.com;
https://orcid.org/0009-0001-9294-744X
2. Licenciada en Enfermería; Investigadora Independiente; Guayaquil, Ecuador; alvaradobarbara963@gmail.com;
https://orcid.org/0009-0009-6741-3815
3. Licenciada en Enfermería; Investigadora Independiente; Guayaquil, Ecuador; tatiquimis1996@hotmail.com; ht-
tps://orcid.org/0009-0001-5254-6000
4. Licenciado en Enfermería; Investigador Independiente; Guayaquil, Ecuador; toalarengifo@gmail.com; https://or-
cid.org/0000-0002-1376-9340
CORRESPONDENCIA
Veronica Lisset Baque López
veronicalissetlopezbaque@gmail.com
Guayaquil, Ecuador
© RECIMUNDO; Editorial Saberes del Conocimiento, 2023
RESUMEN
Se define al enfermo crítico a todo paciente que presenta una patología grave, con marcada disfunción actual o potencial
de uno o varios órganos, que amenaza su vida y es susceptible de recuperación. El enfermo crítico, por la rápida pro-
gresión de la enfermedad de base, requiere una intervención eficaz y rápida, independiente del diagnóstico. Amerita ser
manejado permanentemente con equipos de monitoreo, auxiliares diagnósticos, soporte de funciones vitales alteradas y
tratamiento de la enfermedad que causó la alteración. La presente investigación se enmarca dentro de una metodología
de tipo bibliográfica documental. Ya que es un proceso sistematizado de recolección, selección, evaluación y análisis
de la información, que se ha obtenido mediante medios electrónicos en diferentes repositorios y buscadores tales como
Google Académico, Science Direct, Pubmed, entre otros, empleando para ellos los diferentes operadores booleanos y
que servirán de fuente documental, para el tema antes planteado. Toda profesión requiere una formación continua, ya
que la tecnología y el conocimiento están en un proceso acelerado de cambios constantes, que requieren estar a la par
de ellos para el afrontamiento de los retos y obstáculos que se puedan presentar, y la enfermería no escapa a ello, no
todos los profesionales de enfermería tienen las habilidades necesarias para estar en un ambiente como las unidades de
cuidados intensivos, aquellos que sí, deben capacitarse para poder afrontar las situaciones que se van a presentar en el
cuido del paciente crítico, el manejo de los signos vitales, la administración de medicamentos, el lidiar con los familiares,
la toma de decisiones claves y críticas en situaciones de emergencia, que requieren a un profesional presto, calmado y
con suficiente carácter y aplomo en su actuar.
Palabras clave: Crítico, UCI, Competencias, Enfermería, Formación.
ABSTRACT
A critically ill patient is defined as any patient who presents a serious pathology, with marked current or potential dys-
function of one or several organs, which threatens his or her life and is susceptible to recovery. Critically ill patients, due
to the rapid progression of the underlying disease, require effective and rapid intervention, regardless of the diagnosis. It
deserves to be managed permanently with monitoring equipment, diagnostic aids, support of altered vital functions and
treatment of the disease that caused the alteration. This research is framed within a documentary bibliographic method-
ology. Since it is a systematized process of collection, selection, evaluation and analysis of information, which has been
obtained through electronic means in different repositories and search engines such as Google Academic, Science Direct,
Pubmed, among others, using the different Boolean operators for them. and that will serve as a documentary source for the
topic raised above. Every profession requires continuous training, since technology and knowledge are in an accelerated
process of constant changes, which require being on par with them to face the challenges and obstacles that may arise,
and nursing does not escape this. Therefore, not all nursing professionals have the necessary skills to be in an environment
such as intensive care units; those who do must be trained to be able to face the situations that will arise in the care of
critical patients, the management of vital signs, medication administration, dealing with family members, making key and
critical decisions in emergency situations, which require a professional who is quick, calm and with sufficient character
and poise in his or her actions.
Keywords: Critical, ICU, Competencies, Nursing, Training.
RESUMO
Um doente crítico é definido como qualquer doente que apresente uma patologia grave, com disfunção acentuada, atual
ou potencial, de um ou vários órgãos, que ameace a sua vida e seja suscetível de recuperação. Os doentes críticos, de-
vido à rápida progressão da doença subjacente, requerem uma intervenção eficaz e rápida, independentemente do diag-
nóstico. Merece ser gerido de forma permanente com equipamentos de monitorização, meios auxiliares de diagnóstico,
suporte das funções vitais alteradas e tratamento da doença que provocou a alteração. Esta investigação enquadra-se
numa metodologia bibliográfica documental. Uma vez que se trata de um processo sistematizado de recolha, seleção,
avaliação e análise de informação, que foi obtida através de meios electrónicos em diferentes repositórios e motores de
busca como o Google Académico, Science Direct, Pubmed, entre outros, utilizando os diferentes operadores booleanos
para os mesmos. e que servirá de fonte documental para o tema acima levantado. Toda profissão requer formação con-
tínua, pois a tecnologia e o conhecimento estão em processo acelerado de constantes mudanças, o que exige estar a par
delas para enfrentar os desafios e obstáculos que possam surgir, e a enfermagem não escapa a isso. Assim, nem todos
os profissionais de enfermagem possuem as competências necessárias para estar num ambiente como o das unidades
de cuidados intensivos; os que as possuem devem ser treinados para poderem enfrentar as situações que irão surgir no
cuidado de doentes críticos, na gestão dos sinais vitais, na administração de medicação, no trato com os familiares, na
tomada de decisões chave e críticas em situações de emergência, que requerem um profissional rápido, calmo e com
carácter e equilíbrio suficientes nas suas acções.
Palavras-chave: Crítico, UTI, Competências, Enfermagem, Formação.
217
RECIMUNDO VOL. 7 N°4 (2023)
Introducción
El rol de la enfermería en el cuidado crítico
representa una atención especializada que
garantiza los tratamientos necesarios para
la evolución de los pacientes que presentan
complicaciones patológicas, inestabilidad
fisiológica, requiriendo un soporte avanza-
do, todos los procedimientos ejecutados en
la unidad de cuidados intensivos se debe
realizar por el personal capacitado y adies-
trado para el mismo, con el fin de evitar erro-
res en la atención a los pacientes (Sailema
Ronquillo, 2023).
Formar enfermeros/as en la atención de
pacientes críticos responde a la necesidad
de incorporar profesionales capacitados en
estos cuidados en los planteles de Enfer-
mería, quienes puedan brindar asistencia
integral a pacientes críticamente enfermos
a partir de una mirada integral, enfatizando
el cuidado y centrándolo en la familia, con
conocimientos científicos teóricos y prácti-
cos, con una sólida formación humanística
(Sailema Ronquillo, 2023).
En este sentido, se deben reconocer las
competencias en enfermería para la gestión
del cuidado que se conciben como la com-
binación de conocimientos, habilidades y
juicio clínico en la práctica diaria. Y la ges-
tión del cuidado de enfermería de acuerdo
a lo planteado por Milos y otros, entendida
como la aplicación de un juicio profesional
en la planificación, organización, motiva-
ción y control para la provisión de cuidados
oportunos, integrales que aseguren la con-
tinuidad de la atención según lineamientos
estratégicos de la institución mediante una
adecuada administración de los recursos
humanos y materiales”. Kane afirma que
“un profesional es competente en la medida
en que utiliza los conocimientos, las habi-
lidades, las actitudes y el buen juicio aso-
ciados a su profesión, con la finalidad de
poder desarrollarla de forma eficaz en las
situaciones que corresponden al campo de
su práctica”. Por tanto, contar con enferme-
ras competentes para el desempeño de la
EL PAPEL DE LA EDUCACIÓN Y LA FORMACIÓN CONTINUA EN LA COMPETENCIA DE ENFERMERÍA EN EL
CUIDADO DEL PACIENTE CRÍTICO
práctica clínica desde el área de cuidado
crítico resulta indispensable (Díaz Mass &
Soto Lesmes, 2020).
La formación y el entrenamiento en la UCI
pueden ser proporcionados por una va-
riedad de métodos, incluyendo cursos de
educación continua, programas de capa-
citación en línea y simulaciones de pacien-
tes, diseñados específicamente para las
necesidades de la UCI y actualizados re-
gularmente para mantenerse al día con las
mejores prácticas y las tecnologías emer-
gentes. Además de mejorar la calidad de
la atención de enfermería, la formación y el
entrenamiento en la UCI también pueden
mejorar la autoeficacia y la satisfacción la-
boral de las enfermeras, reduciendo la fati-
ga y el estrés emocional asociados con el
trabajo en la UCI. Por tanto, se deben incluir
habilidades específicas como la gestión de
dispositivos de ventilación mecánica y la
administración de medicamentos intrave-
nosos, así como temas relacionados con la
comunicación y la toma de decisiones en
situaciones de emergencia (Oviedo Rodrí-
guez et al., 2023).
Metodología
La presente investigación se enmarca den-
tro de una metodología de tipo bibliográfica
documental. Ya que es un proceso sistema-
tizado de recolección, selección, evalua-
ción y análisis de la información, que se ha
obtenido mediante medios electrónicos en
diferentes repositorios y buscadores tales
como Google Académico, Science Direct,
Pubmed, entre otros, empleando para ellos
los diferentes operadores booleanos y que
servirán de fuente documental, para el tema
antes planteado.
Resultados
Se define al enfermo crítico a todo paciente
que presenta una patología grave, con mar-
cada disfunción actual o potencial de uno
o varios órganos, que amenaza su vida y
es susceptible de recuperación. El enfermo
crítico, por la rápida progresión de la enfer-
218
RECIMUNDO VOL. 7 N°4 (2023)
medad de base, requiere una intervención
eficaz y rápida, independiente del diagnós-
tico. Amerita ser manejado permanente-
mente con equipos de monitoreo, auxiliares
diagnósticos, soporte de funciones vitales
alteradas y tratamiento de la enfermedad
que causó la alteración (Méndez, 2018).
Dentro de los roles de enfermería en el cui-
dado del paciente critico se obtiene:
Administrar tratamiento (medicamentos)
indicado por el médico intensivista.
Manejar los diferentes equipos biomédi-
cos y emplearlos con los pacientes.
Asistencia y cuidado integral – holístico
personalizado a cada paciente de la uni-
dad de cuidados intensivos.
Asistencia y cuidado integral – holístico
personalizado a cada familia del paciente.
Llevar a cabo los registros de enfermería
(hoja de evolución, notas de enfermería,
registro de medicamentos, escalas…).
Seguridad del paciente.
Informar al paciente y a la familia sobre
su estado.
Control de la nutrición del paciente (ad-
ministración de nutrición, tolerancia…)
Control y registro de signos vitales o de
alguna novedad.
Monitorización personalizada por cada
paciente.
Realizar procedimientos invasivos y no
invasivos personalizado a cada paciente.
Trato humanizado al paciente en la uni-
dad de cuidados intensivos indistinta-
mente de que se encuentre inconsciente
o sedado.
Apoyo emocional, espiritual y consola-
dor al paciente y a su familia.
Favorecer y apoyar al paciente en la eta-
pa final de vida.
Junto con psicología brindar apoyo a la
familia ante la muerte del paciente y las
etapas de afrontamiento del duelo (He-
nao Alzate & Beltran Pajaro, 2022).
Competencias del profesional de enfer-
mería
La actitud posee tres componentes los
cuales son: componente cognoscitivo,
que hace referencia al conjunto de infor-
mación que las personas poseen acerca
de un objeto, persona, creencias y este-
reotipos; es decir, las ideas sobre lo que
les rodea. Por otro lado, las actitudes se
dan en relación a un escenario u objeto
determinado que constituyen compo-
nentes cognitivos los cuales se basan
en las creencias, conocimiento y expe-
riencias vividas (Andrade & Díaz, 2020).
El segundo componente es el conductual,
que hace referencia a la acción de una
actividad en particular y a la experiencia
verbal, es decir lo concerniente a la con-
ducta en sí. Además, el componente con-
ductual está estrechamente relacionado
con el componente afectivo y es conoci-
do como una acción dirigida hacia una
tendencia predicha. Por último, el compo-
nente afectivo que está conformado por
los sentimientos que producen un objeto,
evento o persona (Andrade & Díaz, 2020).
En el actuar del profesional de enferme-
ría forma parte lo espiritual, la ética y lo
moral que integran una competencia, es
decir el saber ser del profesional de en-
fermería donde se establece parámetros
para retomar el valor de las elecciones
de la enfermera. Así mismo, la enferme-
ra (o) debe ser capaz de captar no solo
la necesidad del paciente sino también
las circunstancias y estados patológicos
que la alteran, por ello debe intentar es-
tar en la piel del paciente para saber que
necesidades tiene. Esto será posible en
la medida en que los recursos y dispo-
sición de este profesional se abran a la
experiencia del paciente ante su situa-
ción particular (Andrade & Díaz, 2020).
BAQUE LÓPEZ, V. L., ALVARADO ALVARADO, G. B., QUIMIS SOLEDISPA, T. R., & TÓALA RENGIFO, O. W.
219
RECIMUNDO VOL. 7 N°4 (2023)
La aportación fundamental de la aplicación
del modelo de competencias radica en que
centra la evaluación en los comportamien-
tos laborales que inciden en el éxito en un
puesto de trabajo concreto. Si esto pudiera
hacerse a nivel individual, autoanalizando
y autocriticando la conducta emitida, casi
no sería necesaria la formación en este
sentido. Pero suele ocurrir lo contrario, el
desaprendizaje de la técnica (protocolo o
procedimiento) inicial por introducción de
factores contaminantes, producidos gene-
ralmente por condicionamientos emociona-
les: una queja, un desacuerdo, una duda,
una inquietud. Por otro lado, la dificultad
para evaluar comportamientos hace nece-
sario considerar las opiniones de todo el
personal, utilizándole como evaluador; es
decir, todos evaluamos y todos somos eva-
luados. Recurrir a un listado de presencia o
ausencia, sería posiblemente reduccionista
y menos útil, porque la información estaría
mucho más sesgada por el influjo de los
sentimientos. Sin embargo, si estos listados
son para todo el personal, a modo de eva-
luación 360º, es posible que la información
sea más enriquecedora.
Las competencias existen cuando los traba-
jadores transfieren, de manera efectiva y a
su debido tiempo, los conocimientos adqui-
ridos mediante las actividades formativas a
su puesto de trabajo. Haber adquirido unos
conocimientos, no significa necesariamente
ser competente. De esta forma hay dos ti-
pos de aprendizajes. El mecánico, es el que
no integra los conocimientos en el trabajo
cotidiano; es el más frecuente. El aprendi-
zaje significativo da sentido a lo aprendido
e integra el conocimiento en el trabajo dia-
rio. Su utilidad radica en el entendimiento
producido y, en consecuencia, satisface las
necesidades de formación
Fases de las competencias del personal
de enfermería
Principiante, son aquellos profesionales
que no cuentan con experiencia alguna
o que están iniciando su carrera; al no
contar con una experticia relacionada
con las circunstancias a la que se pue-
den enfrentar, la principiante necesita de
normas que regulen su actuar. En esta
etapa, al profesional le cuesta diferen-
ciar entre aquellas cuestiones importan-
tes e irrelevantes de una situación clíni-
ca determinada; siendo incapaces de
cambiar su conducta según la situación
presentada (Andrade & Díaz, 2020).
Principiante avanzado, este profesional
tiene algún tipo de experiencia, el prin-
cipiante avanzado puede modificar las
reglas debido a que reconoce aspectos
de la situación. Es así que su actuar es
mucho más manejable y bastante acep-
table. El licenciado en enfermería ha de-
sarrollado la capacidad de interpretar
las actitudes propias y la de los demás,
lo cual va incorporando a su acervo la-
boral y profesional (Andrade & Díaz,
2020).
Competente, es aquel que ha desarro-
llado el mismo tipo de trabajo durante al-
gún tiempo (que puede llegar hasta los
3 años), puede planificar actuaciones
enfocadas a conseguir objetivos a más
largo plazo. La enfermera (o) empieza a
reconocer los patrones para así priorizar
su atención (Andrade & Díaz, 2020).
Eciente: Para poder alcanzar la esca-
la de eficaz; deberá ser capaz de reco-
nocer los aspectos más sobresalientes
y captar la situación de forma intuitiva
en función de los conocimientos incor-
porados, debiendo poseer las habilida-
des y la mayor confianza en sí mismo;
se considera como una fase de tran-
sición hacia la fase experta, ya que la
capacidad para elevar sus desempeños
y prepararse para situaciones clínicas
más complejas son indispensables. Su
percepción todavía no procede de un
pensamiento razonado, sino que está
basada en la experiencia significativa
de la situación (Andrade & Díaz, 2020).
EL PAPEL DE LA EDUCACIÓN Y LA FORMACIÓN CONTINUA EN LA COMPETENCIA DE ENFERMERÍA EN EL
CUIDADO DEL PACIENTE CRÍTICO
220
RECIMUNDO VOL. 7 N°4 (2023)
Experto: El Licenciado en enfermería
experto tiene la capacidad para reco-
nocer patrones de respuesta a partir de
su sólida formación, no toman decisio-
nes basadas en principios o reglas esta-
blecidas de manera exclusiva. Su gran
experiencia les permite planificar actua-
ciones centradas en los aspectos más
relevantes del problema. Su máxima
meta es satisfacer los problemas reales
y potenciales, así como las necesidades
del paciente (Andrade & Díaz, 2020).
Participación enfermera en la toma de de-
cisiones
En el momento en que la enfermedad de un
paciente ingresado en una UCI entra en una
etapa de irreversibilidad y no hay expectati-
vas de mejora del estado de salud se origi-
na el proceso de toma de decisiones, entre
ellas la de adecuar el esfuerzo terapéutico.
Lo ideal sería que el propio paciente toma-
ra la decisión, pero su situación de salud
crítica suele impedirle hacer uso del princi-
pio de autonomía y de ser independiente a
la hora de tomar decisiones. Cuando esto
ocurre, si el paciente no ha dejado escrito
su documento de voluntades anticipadas,
lo recomendable es llevar a cabo una deci-
sión compartida entre el equipo de atención
y la familia, teniendo siempre en cuenta las
preferencias, deseos y creencias del pa-
ciente. Sin embargo, a pesar de que todos
los autores insisten en que la decisión de
adecuar el esfuerzo terapéutico debe to-
marse por consenso, los estudios analiza-
dos indican que la participación enfermera
en la toma de decisiones al final de la vida
es insuficiente, incluso “invisible” (Cilla In-
txaurraga & Martínez Martín, 2018).
Por otra parte, son las propias enfermeras
quienes perciben que no se las tiene en
cuenta en la toma de decisiones, a pesar
de ser ellas quienes se encargan de llevar a
cabo las medidas que determinan el nuevo
enfoque terapéutico y que en ocasiones las
realizan en contra de su voluntad6. Además,
cabe destacar la diferencia existente entre
las perspectivas que adoptan los médicos
y las enfermeras frente a la adecuación del
esfuerzo terapéutico, dada su distinta res-
ponsabilidad profesional: los médicos son
responsables del diagnóstico y el plan de
tratamiento, y las enfermeras se focalizan
en la operacionalización. Algunos autores
indican que esta decisión suele verse retra-
sada por parte del equipo médico, lo que
es apreciado por las enfermeras como un
obstáculo para ejecutar de forma apropia-
da la adecuación del esfuerzo terapéutico
(Cilla Intxaurraga & Martínez Martín, 2018).
Formación permanente
La formación permanente es un acto pro-
fesional individual en que la persona es-
coge voluntariamente como característica
que le defina el hecho de actualizar sus
conocimientos, adquiriéndolos de diversas
formas, leyendo, experimentando, investi-
gando, compartiendo, mediante los progra-
mas de formación continuada de su lugar
de trabajo, o realizada de forma autónoma.
La formación continuada (especialmente la
desarrollada en los centros) pretende ayu-
dar a desarrollar las competencias profesio-
nales para llevar a término de forma eficaz
las funciones propias del puesto de trabajo
contribuyendo, de esta manera, a conse-
guir los objetivos organizativos y estratégi-
cos, así como la mejora en el servicio de
atención al paciente (Vázquez Guillamet et
al., 2014).
La clase magistral basada en el rol de pro-
fesor, la pasividad de los participantes y la
memorización de contenidos ha dado paso
a estrategias activas orientadas a adquirir y
entrenar competencias; entre estas desta-
can el “aprendizaje basado en problemas”
(ABP) y la “simulación”. Las claves de este
cambio se basan en su gran potencial para
entrenar el pensamiento crítico y reflexivo,
junto con habilidades y actitudes. Estos
métodos de aprendizaje requieren: a) iden-
tificar las necesidades de formación enfer-
mera en las UCI; b) identificar las compe-
tencias que dichas necesidades conllevan;
BAQUE LÓPEZ, V. L., ALVARADO ALVARADO, G. B., QUIMIS SOLEDISPA, T. R., & TÓALA RENGIFO, O. W.